viernes, 24 de agosto de 2007

La depresión de Paco

Paco tiene 46 años y cobra una ayuda de cerca de 500 € mensuales. No trabaja, apenas ha trabajado nunca, ni “por su cuenta”, ni por cuenta ajena –sus días de cotización a la seguridad social no superan los cuatro meses-; tampoco quiere hacerlo, no está en sus planes inmediatos. Está deprimido.

¿Cuál es el origen de su depresión? A la asistenta que lo atiende cuando va a renovar la ayuda le dice que se quiere suicidar, y que tiene problemas en su casa (Paco es muy persuasivo). Lo del suicidio es comprobable, dos intentos: el primero se saldó con un acceso de vómito de las tres míseras pastillas que había tomado, y posteriores deposiciones a causa del efecto; el segundo, hace un par de semanas, con una breve estancia en el hospital al estrellar su coche, a cuarenta y con el cinturón de seguridad puesto, contra un árbol.

Del asunto familiar se puede contar algo más. Paco tiene esposa, ahora ex, y dos hijos de 25 y 18 años. La mujer lleva toda la vida trabajando doble para compensar la desidia del marido, y cubrir las necesidades familiares. Día tras día, hora tras hora, de un sitio a otro, limpiando en casas particulares, oficinas, bares, etc. mientras Paco queda en casa, acostado, o chapuceando en el trastero del patio con altavoces de gran potencia encontrados en cualquier contenedor para decorar el vehículo que posteriormente estrellará. En los lapsos intermedios se fuma un cigarrillo y se bebe una litrona. A veces, incluso, cuando las ganas de hacer aguas le cogen trasteando, orina en la botella de a litro para no desplazarse cinco metros hacia el cuarto de baño, y no deprimirse más, y no armarla cuando la esposa o los hijos vuelven de sus respectivos quehaceres, y él se sienta con ganas de culpar a alguien de su “enfermedad”. Si las ganas de orinar le cogen acostado se lo hace en la cama, porque es bien sabido que las depresiones mentales vienen acompañadas del distendimiento muscular.

Tras 25 ó 26 años de matrimonio ella, cansada del meón, decide separarse. El desencadenante una nueva bronca familiar con un sofá herido (Paco arremetió contra el indefenso con un cuchillo de cocina), una esposa zarandeada, y unos hijos insultados.

Paco se marcha a vivir con un hermano en proceso de rehabilitación por drogodependencia a la casa de su madre recientemente fallecida. Y para mantener la depresión continúa yendo a la casa familiar para trastear y volver a mear en el cuartillo, pillar comida, unos euros para tabaco y gasolina, y seguir insultando y molestando a la ex esposa e hijos. Paco tiene adicción.

El pasado mes le salió un trabajo en una empresa de congelados, para llevar pescado en la furgoneta de la compañía a los diferentes clientes. Paco se presentó el día reglamentario, a la hora precisa, pero no trabajó. La razón es obvia, no tenían aún dispuesto el mono de trabajo, y él no iba a atufar sus prendas con el olor marino. Razonable argumento el de Paco, que ahora está entretenido cuidando y limpiando primorosamente cuatro o cinco móviles, por si sale alguna otra oferta de empleo.

Me han contado que el domingo pasado, 12 de agosto, Paco se presentó en las oficinas de asuntos sociales de la Junta de Andalucía para renovar la ayuda, y estaba “casualmente” cerrado, lo que propició una nueva visita a la casa familiar con la consiguiente pelotera por el mal funcionamiento de la administración. ¿Cómo es posible que no halla nadie trabajando? A estos cabrones les estamos pagando y no hacen na de na.

Eso me han dicho que dijo Paco.


9 comentarios:

Antonio dijo...

Me gustaría ser ese Paco.

Parece que al tío le va bién.

Saludos.

Isabel Chiara dijo...

Parece que si Antonio, no curra, mea donde quiere y le protege santa seguridad social, a ver quien pide más.

Saludos.

Premio consuelo para Lucía Folino dijo...

ese Paco se parece a muchos cantantes de rock: no trabajan, mean donde quieren y consiguen todo tipo de ayuda social. Son adictoa y sus suicidios cotidianos parecen un eufemismo de la cínica satisfacción interna que les produce el sistema.

Cito por ejemplo a: Diego Maradona, Charly García, Joaquín Sabina, Mick Jagger y esa legión de personajes que viven del cuento.


Lu.

Paco en el fondo es un incomprendido. La ex mujer una idiota útil.

Premio consuelo para Lucía Folino dijo...

LED ZEPPELIN HENDRIX PATTI SMITH LOU REED ALLMAN BROSS. GRATEFUL ANTONY & THE... JEFF BUCKLEY ...




Se reproducen como moscas...

Sibyla dijo...

Hay personas con cara dura y que se las arregla o "apañan" para vivir del cuento y de los demás.

Parece que este Paco es de esos. Yo también vivo en el Sur, en Granada, hasta pronto.

Un beso.

VeRa dijo...

Aqui a Paco se lo comerian vivo los piojos.
Nada de ayuda social ni de 500 euros al mes. A joderse, que es lo que le toca a un desocupado.

Lo malo es que también se joden los que tienen depresiones por motivos reales, los que no consiguen de veras un trabajo, los que no han nacido con la buena estrella del signo $.

Igualmente, ese Paco es un indeseable. A la que no entiendo es a la mujer, no solo por aguantarlo en el matrimonio, sino por no cambiar la cerradura y dejarlo afuera de su vida de una bendita vez.

Me gustaron tus blogs, Isabel.
Tornaré...

VeRa dijo...

Aqui a Paco se lo comerian vivo los piojos.
Nada de ayuda social ni de 500 euros al mes. A joderse, que es lo que le toca a un desocupado.

Lo malo es que también se joden los que tienen depresiones por motivos reales, los que no consiguen de veras un trabajo, los que no han nacido con la buena estrella del signo $.

Igualmente, ese Paco es un indeseable. A la que no entiendo es a la mujer, no solo por aguantarlo en el matrimonio, sino por no cambiar la cerradura y dejarlo afuera de su vida de una bendita vez.

Me gustaron tus blogs, Isabel.
Tornaré...

Isabel Chiara dijo...

Efectivamente Paco no tiene verguenza (también le deprime) y se aprovecha de un sistema de protección que es necesario pero que en su ejecución-gestión adolece de mecanismos que controlen las necesidades reales, y no ficticias de personajes como él.

Estoy totalmente de acuerdo con el bochornoso papel de su mujer, víctima consentida y consentidora de los desmanes del individuo.

En efecto Lucía, esos excesos son propios de las estrellas en general (del rock, de la farándula, etc.), quizás porque la recompensa a su trabajo es desmesurada, indecente, y en lugar de aprovechar lo que madre fortuna les ha dado lo malgastan inutilmente desarrollando psicosis muy glamurosas. Soy consciente de lo que puede haber detrás de esa música que me ha acompañado toda la vida, y lo sigue haciendo encendiendo la mecha que me permite mirar palante y tirar dignamente. Hay cosas sin las que una no puede vivir.

Gracias Lucía, Vera, Sibyla, por vuestra visita.

Nos vemos.

Makiavelo dijo...

No estoy de acvuerdo con lo que dice Antonio, este Paco es una verguenza para el macho, incluido el ibérico.

Y los hijos ¿por qué no se lanzan a bailar por bulerías y lo sacan a palos?, o ¿por qué no le mean encima?.

La ex de Paco tiene que ponerle más chicha al asunto y facturarlo ya.

Cojoooooneeesssss