sábado, 13 de octubre de 2007

Yesterday

Las siete y media de la mañana, con el uniforme recién planchado y la pajarita bien tiesa en el cuello.

- ¿How will?
- Hello Mister Bird
- George, suba el número 4 a la 315. Y ojito que es el señor MacCartney.

Agarra la bandeja y coge el ascensor de servicio. Primera, segunda, tercera... plim. Avanza por el pasillo hasta la trescientos quince. Golpea la puerta con delicadeza.

- Señor..., señor, su desayuno.
- Pase y déjelo en la mesilla, por favor.

Entra en la habitación, busca la mesita y mira al señor MacCartney. Esta cara me suena - piensa para sus adentros-, coño, quién es este tío.

- Señor MacCartney, su desayuno.
- Ah, gracias, ¿cómo te llamas?
- George señor.
- Toma George, buen día.
- Gracias señor MacCartney, buen día.

Cruza la puerta, toma el ascensor y baja a la cocina pensando aún de qué le suena el tipo de la trescientos quince. Ismael, el cocinero, trincha un lomo a la sal mientras canturrea lucy in the sky with diamonds.

- Ésa me suena Ismael ¿de quién es?
- De los beatles, of course.
- Ah, yo prefiero yesterday de MacCartney.
- Hey, sí, yesterday... all my troubles seemed so far away...



23 comentarios:

makiavelojohn dijo...

Isabel, ¿George no sería un desmemorido Harrison al que le sonaba la cara de MacCartney de cuando en mejores tiempos compartían grupo?

El uno de petimetre, y el otro de mayordomo, que vergüenza de escarabajos.

Saludos domingueros.

Isabel Chiara dijo...

Querido Maki, no era el Harrison, y la historia es cuasiverídica. George, que tampoco era el de the jungle pero algo así de despistado is the english man, y tampoco es el Cocker, que ese es Joe... Perdona, se me fue la bola (el domingo ya se sabe).

Ah, y lo de petimetre es por su remilgamiento? algo así como arriba y abajo? Yo vi en Sevilla, en la Carbonería, a Peter Gabriel y me dio verguenza acercarme, aunque sabía que era él. Lo mío no fue despiste, sino ñoñería juvenil.

Bye

Carlos Paredes Leví dijo...

Pues yo siempre he preferido "Let it be". De hecho, es la canción que más veces escuché en mi vida.

Makiavelo dijo...

No he tenido el placer de conocer a MacCartney personalmente, pero se ve lo que ha dado de sí a todos los niveles. Tras la disolución de los escarabajos en lo musical poquito.

Que suerte encontrarte con Peter Gabriel, el tipo merece la pena.

Ya sabrás de mis músicos...

Sibyla dijo...

Mira que el tal George, era un pésimo fisonomista...
Sharon Stone, dijo con relación a la fama,que ella era la misma, no había cambiado; quienes habían cambiado eran los demás,que ahora la miraban con otros ojos.
En el caso de Paul MacCarthney, a los ojos del camarero, seguía siendo una persona anónima, aunque le sonara su cara de algo...
Yesterday,una canción preciosa.
Besos, guapa.

Carlos Paredes Leví dijo...

Yo, en la Carbonería, sólo me encontré con tipos jugando al Go.
Curiosamente, en la calle Levíes ¿no?

Isabel Chiara dijo...

Pues sí señor Leví, en la calle levíes, un lugar muy ameno para observar. Yo también prefiero let it be, pero la historia ocurría con yesterday pues es verídica, sólo están cambiados los nombres de los secundarios (porque no me acuerdo de los verdaderos).

Últimamente escucho el concierto de bangla desh de harrison, mi beatle preferido.

Leyó ud. el libro de Edith? es recomendable?

Isabel Chiara dijo...

Bueno, hicieron cosas muy interesantes en solitario no crees? Claro que juntos lo bordaron, pero es tan difícil mantener el tipo tantos años y sólo con tu cabeza en activo...
Quiénes son los tuyos? (algo he deducido por tus relatos). Gabriel es un grandísimo músico, pero también lo prefiero con génesis comiendo cordero.

Bye Maki

Carlos Paredes Leví dijo...

No leí el libro de Edith pero, si anda sin lectura, le recomiendo el último del argentino Guillermo Martínez (autor de "Acerca de Roderer" o "Los crímenes de Oxford", etc.) que se titula: "La Muerte lenta de Luciana B.".
Un saludo.

Isabel Chiara dijo...

Sibyla, George andaba despistadillo el chico, le sonaba el tipo pero no lo encajaba. Y qué suerte lo de Sharon, porque mira que es difícil no cambiar cuando todo el planeta te considerala mujer más sexy, jajaja.

Gracias y un beso (agradecida doblemente por lo de guapa).

Isabel Chiara dijo...

Carlos, ahora ando enfrascada en varias lecturas, entre ellas de un paisano suyo, pero leeré a Guillermo Martínez, La muerte lenta de Luciana B. es un título sugerente. En cuanto a Edith, intentaré pillar el libro y ya comentaré por si interesa.

Halatriste dijo...

Siempre hay alguien del qeu nos suena la cara, tal vez porque lo conocemos

un saludo

Leuma dijo...

Curiosa la historia para ser verídica, habría que saber la edad del tal George para comprender por qué no acabó de reconocerlo. Tb me recordó "Arriba y Abajo" como has comentado, por cierto, una serie que me gustaba bastante. Hace muuuuchos años que no voy a la Carbonería, Un beso

Isabel Chiara dijo...

George debía andar por los veintialgo en esa época, y el tío le sonaba pero... las cosas de la juventud. Él no ha sido mucho de beatles.

La última que fui a la carboneria fue con George precisamente, su mujer y mi hermano, y estaba lleno de extrangeros, pero se estaba bien agradable.

¿Pintas?

Un beso

Leuma dijo...

Sólo como afición dibujo a ratos, pero me encanta la pintura, mi madre pintaba. Me lo preguntas por los paseos en la Plaza del Museo? Un beso

Isabel Chiara dijo...

Lo pregunto por el negocio abandonado de abanicos y sombrillas. Yo he pintado muchos abanicos para amigos y familia, y todavía conservo el mío con un diseño amazónico y algún otro con ángeles, una obsesión que me duró un tiempo. Ahora hago dibujos animados con dos compañeros y estamos intentando colocarlos.

Isabel Chiara dijo...

A mí, halatriste, a veces me ocurre lo contrario, que no reconozco a los que conozco. Debe de ser la edad (uno por joven, la otra por añosa), un beso

Leuma dijo...

jajaj, Isabel, lo del negocio de abanicos y sombrillas era una broma que hace tiempo inicié en el blog con algunos comentaristas, no tengo tal negocio, es sólo humor, un beso

Monica dijo...

Bueno si la historis es verídica, lo que si tenemos que decir que George era muy educado para alguien que estaba en su posición.
Acá más de un ridículo que apareció instantes en televisión, o lo que es peor algún Gran hermano que se la creyó, son capaces de negarte el saludo.
Te conocí pasando por lo de Lucía.
Besos argentinos

Isabel Chiara dijo...

Ay Leuma, lo siento, no sabía, pero seguro que tienes buen ojo para apreciar las buenas obras y sensibilidad para captar. Un beso

Isabel Chiara dijo...

Mónica, yo también te conozco de ca Lucía y George, bien despistado, no cayó pero como es un caballero (caballerete en esos momentos de la historia) lo llevó bien. Aquí también tenemos de esos que se crecen por hacer el imbécil a ratos en la tele, y abundan para desgracia de nuestros ratos de ocio. Un beso, te visito y tomamos un matecito.

Darthz dijo...

Oh... Beatles... me traes a la mente la de música que estoy oyendo estos días... grupos como The beach boys o The zombies, The ramones, The ronettes...

Curiosa y divertida historia...

Nos seguimos leyendo.

Una sonrisa.

Isabel Chiara dijo...

Me encantan los Ramones.

Besitos