domingo, 16 de diciembre de 2007

Usabilidad

Echada en la cama, Susi repasó el trasunto familiar que la había llevado en primerísima escala a Roma y Londres, y en una bajada a los infiernos al muermo del matrimonio sin posibilidad alguna de ese milagro orfeico llamado Joao. Observó con detenimiento a Andrés que dormitaba a su lado y no le salían las palabras de la boca, apenas un consolador murmullo: fuckyou, fuckyou...; pero la que estaba jodida, y bien jodida era ella, cargando a estas alturas con un lastre deshilachado, deslucido, a sus veintisiete años. Si al menos estuviera aquí Claire, mi querida Claire, cómo te echo de menos..., se lamentó abriendo las puertas de su cerebro a un maniqueísmo autodestructivo heredado de sus padres.

Susi entornó los ojos y entró en un estado de ensoñación rememorando el british style of life con Claire; y la semana del 16 de Junio en Dublín, con dos pintas de cerveza y un bloomsday a cuadritos bandeando el salero andaluz por Eccles Street. Entusiasmadas por el acontecimiento literario y etílico a partes iguales las mozas decidieron vivir en carne propia la fiesta joyciana y echando mano de las subvenciones familiares volaron a la capital celta en busca del tiempo perdido y de un tal Leopold, senderista, borracho, onanista y profundamente melancólico.

En su recorrido de juerga y literatura, las niñas recalaron en el barrio rojo donde se toparon de bruces con Joao y Miguel, dos entusiastas de la peripecia homérica, que salían del North Star, un hotel medianito donde esperaban encontrar a su Circe particular y festejar así la graduación en Informática y Filología inglesa respectivamente. Pero el revisited de Leopoldo durante veinticuatro interminables horas quedó en ascuas cuando irrumpieron en diagonal Susi y Claire, y el fragor de la odisea quedó reducido a unas copitas de Fendant de Sion regadas con más guinness en el JJ Lounge, y a la transfiguración de las damas en Molly Bloom y Lunita Laredo, papel que encarnó la propia Susi a la perfección bailando desnuda para ellos a altas horas de la madrugada en la playa de Sandymouth bajo la luz de la luna. Mientras, Leopoldo Bloom seguía en babia levitando en busca de su Itaca.

Pi, pi, pi...pipi, pipi, pipi..., pipipi, pipipi, pipipi...

- Uhm..., oughhhhh... ¿qué hora es?
- Las ocho –contesta Susi.
- Ufff... estoy echo polvo..., ven aquí mi niña...
- Voy a ducharme, a las ocho y media vienen a buscarnos.
- Espera que voy contigo.
- ¡No!
- Bueno, vale

Mecachis –piensa para sí Andrés-, desde que volvió de Londres está insoportable. No entiendo qué quieren las mujeres..., serán los nervios de la boda. Ufff..., estoy rendido.

Susi, en el baño, se expone a una fina y estimulante lluvia que se derrama por su cuerpo activando el recuerdo de los dedos de Joao sobre su piel. Usabilidad, usabilidad, usabilidad....se le viene a la mente como un concepto nuevo, aprendido de Joao, experto por partida doble, de ahí su licenciatura en Informática y su candidatura a jodedor profesional. La historia de amor, más carnal que sentimental, había continuado en Londres, en el apartamento de Susi costeado por papá Serrano, y al que se mudó Joao después de comprobar con sumo agrado que la capital inglesa ofrecía también tours literarios, musicales y artísticos sin más esfuerzo que el chequeo a las zonas erógenas de la española.

Miguel y Claire sólo habían durado un revolcón apasionado que se diluyó con los efectos de la resaca del día después y con la partida del muchacho a Badajoz donde le esperaba la novia de toda la vida y unas oposiciones al cuerpo de funcionarios de la educación de la Junta de Extremadura. Lástima que ella no estuviera aquí, pensó de nuevo Susi. La apenaba pensar cuándo volvería a ver a su amiga y se preguntaba si Elizabeth estaría más recuperada.
Elizabeth, hermana de Claire, era una mujer muy seria y reservada, quizás por su trabajo en la administración Blair. Pero los últimos tiempos habían sido difíciles para ella, se había enamorado locamente de un tal Manfredi, camarero argentino muy atractivo, y no soportaba la presión de sus sentimientos hacia él, que la alejaban cada vez más de sus obligaciones laborales. Por eso, Claire relegó la invitación a la boda para otro momento más propicio, no quería dejar sola a su hermana en el trance de un enamoramiento conflictivo. Espero que haya sido más espabilada que yo –pensó Susi-, y se haya largado con el Manfredi sin importarle una mierda la familia, el trabajo, y hasta el...

Toc, toc, toc...

- ¿Susi? Tus padres han llamado, están abajo, en la cafetería...
- Ya voy.

26 comentarios:

Makiavelo dijo...

Isabel, te agradezco el detalle de incluir en tu relato a Elizabeth and Manfredi y emparentarlos con la fauna que tu manejas.
La verdad, es que Londres da para mucho, me hace recordar los tiempos en que todo el mundo iba en peregrinación allá, como si fuera la Meca. Hubo una época en la que mis amigos iban a comprar ropa de 2ª para revender luego entre los snob's, y muchas que aprovechaban de au pair. Ya aclararás en que condiciones fuiste tú a Londres, y si el traje de flamenca lució por esos lares. Si vuelven a la city, Susi y Andrés, diles que manden una postal.
Muy hipioso, tendremos que vigilar las fechas y los momentos, o colocar un satelite espía.
Estás enriqueciendo el relato incluyendo en la narración nuevos enfoques y puntos de vista de los personajes; veo que estás reeducándolos (no los vayas a poner tan finos que parezcan hijos de la Preisler). Recuerda que parte del mundo es propiedad de los bakalas y los canis.

Saludos.

Sibyla dijo...

Por lo que veo,Ichiara, se augura un matrimonio sórdido y sin mucho futuro para la pareja de recién casados...
Como aparezca el tal Joao, creo que el Andresito no tendrá mucho que hacer.
Es estupendo que enlaces tu historia con la de Manfredi (Maki), pero si mal no recuerdo, la pobre Elizabeth, estaba devorada y degustada por los ilustres comensales...
Bueno ya me sacarás de mi error, y nos irás contando!
Me froto las manossssss, esperando
lo que pueda seguir pasando con los padres de la Susi...
Besotes y palmas!

Ichiara dijo...

Muchas gracias Makiavelo por prestarme a Elizabeth, me venía bien para justificar la ausencia de Claire en la boda (te prometo que sólo la utilizaré este ratito). Por otro lado, es interesante lo que dices, porque estos experimentos pueden llegar a convertirse en tochos quijotescos de tantas bifurcaciones como pueden llegar a tener.

Vuelven a Londres los dos, y yo espero hacerlo pronto y hacer una crónica detallada de mis deambulos por esa maravillosa ciudad.

Finos finos no va a serlo nunca, pero ella tiene un visito intelectual del que el pobre Andrés carece, m´ças ocupado en sus estudios para continuar la tradición familiar.

Gracias de nuevo y un besote que te has ganado, por majo y desprendido.

Ichiara dijo...

Si aparece Joao se arma la marimorena, así que de momento es buen chico y practica la usabilidad con una lisboeta de buen ver llamada Maritxa.

Y Elizabeth, ya ves, estaba ligada a mi historia sin ella saberlo. Ajustar las fechas me ha resultado complicado porque cuando leí la nueva entrega de Maki pensé ligar la ausencia de Claire con la desaparición de su hermana. Pero me di cuenta de que no encajaba, porque la boda se celebró antes de saber que se comen a la pobre inglesa, así que decidí endosarle una depresión por enamoramiento indebido, durante la época de culebreo con Manfredi, y así salir del paso.

Supongo que en breve Susi recibirá la llamada de Claire anunciándole la desaparición o muerte de Betty, lo que propiciará una escapada al país que le abrió los ojos.

Veremos qué pasa en los próximos días.

Un beso, y un cefelito, que hace frío.

Carlos Paredes Leví dijo...

Una estupenda narraci�n que adem�s de hacerme disfrutar mientras la le�a, me trajo la sorpresa a�adida de ver c�mo en este mundo se dan carambolas de lo m�s demenciales.
Ahora resulta que Elizabeth, era hermana de Claire.....� ser� que pronto �sta acudir� a Londres a conocer a Manfredi ? Por su integridad (sic) espero que no lo haga.
Un saludo.

Ichiara dijo...

Gracias Carlos, esto es lo que trae la escritura compartida y comentada en su proceso, que al final todo el mundo se conoce. Me atrajo el experimento cuando leí el nuevo capítulo de Maki, y me lancé a escribirlo y publicarlo sin permiso del autor, aunque tuve miedo de que viniera a comerme por el atrevimiento.

un servidor dijo...

Estoy suscripto a este folletín al punto que si ahora me preguntasen qué novela estoy leyendo, indicaría este blog...
:-)
Un beso

Ichiara dijo...

Vaya Servi, encantada de verte y de entretenerte con el folletín de la Susi que está enredándose, me temo, como Lucecita, una de las primeras telenovelas que vimos aquí allá por los años 80, con una cieguita muy desdichada. La mía, por contra, creo que ve demasiado, por eso tiene depresión postboda.

Un beso

Sibyla dijo...

Ichiara, corre peligro la pobre Claire!. Lo digo porque cuando contacte con Manfredi, para saber qué pasó con la desaparición de su hermana, el ojo biónico del susodicho, quede prendado de la amiga íntima de la Susi...
Uy,uy,uy, la que se puede armar!
Por favor continúa poniéndonos al día con futuras novedades!
Te mando un besote gordo!

Ichiara dijo...

Miedo me da cómo va a terminar el culebrón. Debo hablar urgentemente con Maki, y con Susi, y con su preciosa majestad Elizabeth queen, para que llame al MI6 o al Gordon y protejan a Claire de la pasión carnívora. Además Claire está de mejor ver que su hermana... Ufff, gracias Sibyla, había pasado por alto el detalle del peligro que corre la niña.

Mando un mail rápido para parar la atrocidad que se avecina

Un mazapán y una copita de ponche?
Besote

Sibyla dijo...

Ichiara:
Mejor mantecao de la Estepeña, con copita fresquita de cava!
Ja,ja,ja(qué morro tengo)

Anónimo dijo...

Qué buenísima idea la de incluir al interesante de Manfredi en la trama. La de vueltas que puede dar ahora la historia.
Un beso.

Eva

Pd: no me deja comentar desde mi perfil :(

Ichiara dijo...

Hecho Sibyla, y bien fresquito que lo tengo en la nevera (además, el caldo es un espabilaburros, y a mi ahora me viene bien para enredar aún más la historia de mi niña con nuevas sorpresas y relíos)

Ojú qué sofocón me está entrando!

Ichiara dijo...

Sí Eva, puede ser interesante, pero ocurre que no quiero entrometerme demasiado con Manfredi, no sea que decida cambiar de domicilio y aparezca por Sevilla.

No sé por qué no te deja entrar con tu perfil, voy a bicheá a ver si me entero qué pasa.

Un beso

Carlos Paredes Leví dijo...

Me temo que esto continuara por la senda de la novela negra....

Ichiara dijo...

Sabe una cosa sr Leví? que estoy entusiasmada con las ideas que me dan, y ésta última me hace pensar en desarrollos trágicos.

Cuando llegue a casa pillaré a Hammett y a Ellroy, a ver si se me pega algo... (si les pongo unas tapitas de jamón con un buen rioja seguro que me cuentan el secreto)

Monica dijo...

Mirala a la Susi, esta niña si que se las trae..y bueno también con el pelmazo que tiene al lado.
Y ese Joao con un nombre tan musical, como no le va a sacar acordes a esta muchacha.
En cuanto a la relación de Elizabeth y Manfredi...mmmm..no la veo..
Una preguntita, Joao se quedó en Londres ??? me gustaría conocerlo y tengo las millas para viajar gratis, y si no las uso las pierdo..
Besos preciosa y mis más sinceros deseos de la que la pases lindo estas fiestas.

Leuma dijo...

Joyce, Homero, Circe, Molly Bloom,...un relato lleno de enlaces. Me encanta. Y en cuanto a Manfredi y Elizabetz, un enlace a un tal...cómo era?...hummm...¿Makiavelo?, :XD, un beso

Ichiara dijo...

Te deseo lo mismo Mónica, que termines el año con tus hijas, tu marido y esa hermosa cosita que pronto te hará sonreir aún más. En cuanto a Joao, sí, buen mozo y hábil amante, por eso la niña es tan desgraciada. Elizabeth y Manfredi, uhmmmm... creo que se la han comido (ya no hay posibilidades de romance eterno).

Ah, Joao volvió a Lisboa cuando la mecenas (perdón, me refería a papá Serrano)cerro el grifo debido al regreso de la niña al redil.

Lo dicho, felicidad para ti y para toda tu familia.

Besos regados de cava

Ichiara dijo...

Leuma, la cosa se me está complicando y ando como loca buscando información de esta gente tan peculiar (creo que han marchado todos a esquiar a Saint Moritz, como debe ser).

Lo de Elizabeth es triste..., para una vez que se enamora, va y se enreda con Manfredi (y Claire y la Susi que lo veían un buen mozo, ingenuas).

La cuestión, amiga, es que cuando pienso en malo me sale la vena cachonda (no lo puedo remediar), y a esto le faltaba un toque negro para tomar más cuerpo; y como tenía al amigo ahí en el Sensini, con Manfredi a la cabeza y su crisis carnívora, he aprovechado la ocasión.

Ahora tiene un regustillo makiavélico. Besos

Carlos Paredes Leví dijo...

Me gusta el t�rmino "usabilidad", me gusta que haya puesto en escena a un personaje portugu�s (tengo una inmensa filia lusa, que me hace recordar a mi antepasado del siglo XV, Abra�o de Paredes; un comerciante y navegante all� por Guinea, etc.)y sobre todo me gusta su estilo a la hora de narrar.
H�ganos un favor y actualice pronto.
Felices fiestas.

Makiavelo dijo...

Isabel, creo que me espera, una ensalda de lechuga y tomate.

Dile a Susi y la caterva que se den prisa, me parece que a
Manfredi ya no lo pillan.

Felices Fiestas.

Sibyla dijo...

Isabel, espero que se porten bien con los regalos y te traigan lo que me comentabas...
Gracias por tus amables palabras, siempre me emocionas ¿cómo lo consigues?, yo también te deseo que disfrutes de todos tus seres queridos
incluida tu preciosa hija, toda una mujer!
Muchos besos andaluces, con grasia y sal, pa una sevillana de "casta"!

Ichiara dijo...

Mañana mismo Leví me pongo manos a la obra y os regalo un nuevo capítulo pa endulzar las fiestas. Yo también soy una enamorada de la patria lusa, aunque es la italiana la que me viene por sangre. Pero con los portugueses tengo más afinidad, no sé, será una mezcla de vena hedonista y sangre melancólica. También le deseo unas felices fiestas.

Besos, besos, besos

Ichiara dijo...

Ten cuidado con Manfredi, Makiavelo, no lo invites a comer estas navidades, no sea que se encapriche de tu ojo. Un besote y feliz esto.

Ichiara dijo...

Igual igua igual, Sibyla, y que pal próximo tengamos las mismas energías, ganas, salero, y todo lo que venga.

MUAAAAAAAAAAC.