domingo, 23 de diciembre de 2007

Working Art

Ante la perspectiva de un cisma familiar, Andrés se apresuró en su aseo y rellenó la barriga de la vuiton recién estrenada, no sin antes reparar en los detalles de una habitación que habría de recordar todos los días de su vida. Cerró la puerta de la suite y se dirigió a la cafetería donde aguardaban los Serrano que debatían la idoneidad de Tetuán o Reyes Católicos como emplazamientos para Working Art, la futura fuente de entretenimiento de Susi, una galería de arte de 250 metros cuadrados de estética minigrunge, última tendencia neoyorkina. Andrés asistía a la conversación en silencio, tomando nota de los gestos, expresiones y cavilaciones que le harían integrarse en la familia de sus sueños, y que él llegaría a imitar sin complejos más pronto que tarde.

Susi no hablaba, dejaba hacer y decidir; después de todo aquello era idea de su madre, aficionada a los desmanes de la industria cultural. El proyecto Working Art se gestó tres días antes del enlace, después de la larga conversación que mantuvieron Leonor y Susi cuando la primera (madre) pilló a la segunda (hija) en una comprometida conversación telefónica con Joao, el semental luso. Con una dosis de creatividad impropia de la high society, Leonor convino que el proyecto empresarial sería suficiente justificación para los desvaríos amorosos de Susi, quien tendría que viajar a menudo para descubrir nuevos talentos y negociar convenios de colaboración con coetáneos portugueses, ingleses, americanos, y hasta japoneses, pensó Leonor en un alarde de clarividencia que la imaginaba ya tuteándose con los propietarios de la Marlborough y hasta con Leo Castelli frente a un sauvignon del 96. Ella, experta en el concilio de la actividad emprendedora con la implacable búsqueda de la felicidad sexual, manteniendo imperturbable su imagen de esposa decente, fiel y sumisa, se inició en el ajo del culebreo extraconyugal con Anahanda, antes conocido como Pedro Gómez, y natural de La Rinconada.

Anahanda recaló en Sevilla en el noventa y cinco, tras un periplo espiritual iniciado en el coro de su pueblo allá por los setenta, y completado en la India y el Nepal donde conoció de primera mano toda suerte de técnicas gravitatorias, curativas y meditativas. Por esas fechas, Leonor confabulaba con sus amigas Sonsoles de Castro y Caty Palacios la posibilidad de inaugurar el primer spa de la capital andaluza. Sonsoles, recién aterrizada de unas vacaciones en Suiza (de merecido relax para ella, y malabarismo financiero para su esposo) contó a sus incondicionales las magnificencias de los baños turcos, el jacuzzi japonés y el chocolateo corporal. Leonor y Caty, entusiasmadas, hablaron a sus maridos de esta aventura empresarial de tintes innovadores, ecologistas, y alternativos, conceptos en alza por aquellas fechas, vendibles y altamente rentables. Ellos, más listos que el hambre, prestaron su apoyo a las emprendedoras con tal de que estuvieran enredadas en algo y por ende molestaran lo menos posible. Por otra parte, la idea acusaba posibilidades políticas ventajosas, entrarían por la puerta grande en el proceloso mundo de las ideologías institucionalizadas con la dichosa cuota alimentada desde dentro, en casa, caramelizada con un toque de vainilla.

Todo iba por buen camino, contaban con solvencia económica para afrontar la inversión en activos, ilusión y empuje para los sinsabores de los primeros tiempos, y una cartera de clientes cautivos para equilibrar el balance de situación final. Sin embargo, las emprendedoras sufrieron un revés antes de escriturar la S.L.: Alejandro pidió el divorcio a Sonsoles, su mujer, que se sumió en una profunda depresión de cuatro días y cuatro noches, y en un posterior despelote de magnitudes demenciales aireado y condenado en los círculos exclusivos de la crème de la crème sevillana.

Sólo Leonor continuó con el proyecto para demostrar a su marido que ella era una mujer comprometida y profesional. Su oráculo interno le señaló el 2 de abril como fecha propicia para la inauguración y se empleó a fondo por hacer cumplir el sueño de competir con Eugenio en su mismo terreno, los negocios. Una gestora se encargó de los aspectos más sórdidos (negociar el alquiler, tratar con el notario, el 036, etc.) y ella de los activos más suculentos y de la contratación. Fue en ese estadio transcendental de su vida que conoció a Anahanda, candidato al puesto de director de logística del spa, un cuatro de mayo.

El de La Rinconada, acostumbrado a tratar con desencantadas de la vida fácil en sus retiros espirituales decantó la balanza a su favor -había dos candidatos más- hablándole a Leonor de técnicas ancestrales en el uso, abuso y disfrute del amor y se la llevó al huerto allí mismo, en tan sólo 45 minutos de conversación. El spa se inauguró antes de fecha con una sesión privada a cargo del recién contratado, y con los otros dos fuera, esperando un turno que nunca fue concedido.

La empresa crecía y gozaba del impulso de los medios de comunicación; hasta Google estuvo tentado de diversificar el riesgo tecnológico con inversiones en activos más corpóreos. Leonor lo tenía todo: había sido elegida empresaria del año, vivía en una nube de algodón tántrico, y se encontraba con más fuerzas que nunca para seguir emprendiendo, lo que fuera.

Pero la dama se vino abajo cuando descubrió que algunas de sus amigas, y clientas, dibujaban en su rostro la mueca de felicidad y paz, efecto seguro de las libaciones de Anahanda. Despidió al iluminado (ahora de nuevo Pedro Gómez, escayolista, casado, con tres hijos y uno por llegar), vendió el spa a una multinacional por una cantidad que nunca se llegó a conocer, e invirtió en una compañía de producción de espectáculos de Utrera, su pueblo natal.

Este nuevo proyecto la liberaría de tratar con las arpías conocidas; además, el trato con gente nueva, fresca, joven, daría un nuevo sentido a su existencia. Y así conoció al segundo varón que le entregaría su amor, menos refinado que el anterior pero igual de efectivo. El elegido, llamado Alex, y baterista de un grupo heavy llamado Lost Cross, alucinó con aquel bellezón de mujer madura, adaptable, deshinibida y dispuesta a tocar lo que hiciera falta al ritmo de The Trooper de los Iron Maiden...

- ¿Claire? oh my darling ¿how are you?
- ...
- ¿What?
- ...
- No..., no, oh Claire, please Claire... don't cry...
- ¿Qué pasa mi vida? -preguntó alertado Eugenio a Susi.
- Dios, papá, han encontrado muerta a Elizabeth, la hermana de Claire..., la han asesinado... Tengo que ir.

(Me cago en die, hostias no... –se lamentó para sus adentros Andrés- a tomar por culo las trencitas, el daikiri y los restaurantes temáticos).

31 comentarios:

Leuma dijo...

Me paso a desearte Feliz Navidad, un abrazo Isabel

Ichiara dijo...

Igualmente Leuma, feliz navidad y que el próximo nos pille a todos sembraos.

Un beso

Monica dijo...

mirá vos la idea que me viniste a dar, cuando algunas de mis hijas ande errática, les pienso abrir un shopping o una cadena de restaurante o... me cacho en Dios, lo que puede el dinero y yo que me fui a una liquidación para ponerles unas remeritas en el árbol.
Pero eso si, el amor no se puede comprar...o si ???mmmmm.
Elizabeth era sagrada ??? que gusto tendría ??? habría que preguntarle ya sabes a quien,pero esta semana lo he matado a preguntas, lo dejo para la que viene.
FELIZ NAVIDAD !!!! que la pases bonito isabel

Raquel Barbieri dijo...

Isabel,

Como aunque sin hablarnos, hemos cruzado caminos en el blog de mi compatriota, quiero saludarte por las Fiestas.

No es por indiferencia que no te he dirigido la palabra antes, sino porque no puedo beberme el mar de un solo trago (tradúzcase: no me da el tiempo para participar en muchos blogs), y me da pena porque veo linda gente... en fin, siempre quedan las puertas abiertas.

Desde las Navidades veraniegas del cono sur, te envío mis saludos

Raquel :)

Makiavelo dijo...

Isabel, qué envídia me dan tus personajes con ese poderío económico que manejan. De Sevilla a London ida y vuelta, haciendo escala en La Rinconada. Y ahora una Art Gallery, resulta además que son finos y alcaguetes, espero que por lo menos me inviten al funeral de Elizabeth.

Saludos y Felices Fiestas.

Joan Manuel Serrat dijo...

¿Se nos ha ido la mano con el asunto de Lucía, verdad?

Premio consuelo para Lucía Folino dijo...

¿Serrat por aquí?
juajajajaja


Felices fiestas, Isa.

Seguimos en guerra, hasta la muerte, que es hoy.


Lu

un servidor dijo...

MUCHAS FELICIDADES ISABEL PARA VOS, TUS SERES QUERIDOS Y LOS DEMAS COMENTARISTAS.
SALUD!

Carlos Paredes Leví dijo...

Isabel:
Esto va complic�ndose y expandi�ndose de una manera muy peculiar.....ahora s�lo falta ver al colgado de Manfredi paseando por el Barrio de Santa Cruz y encontrarlo tom�ndose un vino dulce en la Carboner�a (en la calle de mis primos).
Eso de la galer�a, me recuerda a la moda seg�n la cual, muchas ni�as pijas de Sevilla terminaban regentando tiendas de muebles y decoraci�n (productos de la INdia, Indonesia y otros pa�ses ex�ticos).
Un saludo y felices fiestas.

PD: Leo Castelli ya muri�.

Ichiara dijo...

Mónica, nosotros no nos aburrimos porque tenemos que andar siempre buscando el saldillo y la oferta, pero esta gente con tanta pasta se aburren como ostras. Yo creo que Elizabeth debe saber a pescaito blanco guisado con patatas y guisantes (eso que se come cuando uno tiene la barriga malita, ya sabes); de todas formas se lo preguntaremos a Manfredi a ver...

Cuidado con el champán y diviértete.
Un beso.

Ichiara dijo...

Raquel, igualmente, me pasé a verte y darte un beso de navidad.

Ichiara dijo...

Qué suerte eso de tener "leuros" pa viajar (yo me iría con los ojos cerrados a San Petersburgo a pasar el ratito). Y luego la galería, que es un rato pijo...

Lo del funeral no sé, creo que Susi se quedará con Claire en capilla para no pasar un mal rato. Pero si tú quieres les digo que te manden una postalita.

Igual igual, besos

Ichiara dijo...

A Serrat:

Eso parece, a tenor del cabreo que tiene. Pero ya sabes, si hay remordimientos se piden disculpas y se intenta solucionar con una charla larga y productiva. Así que aplícate y pórtate bien.

Ichiara dijo...

Sí Lu, seguimos en guerra aunque como reza la película "nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto". Pero de momento seguimos en la brecha que ya es mucho. Te deseo lo mismo, felicidad, inspiración, amor, paz y todo lo mejor del mundo.

Un beso

Ichiara dijo...

Servidor, tan lejos y tan cerca, te deseo lo mismo, para toda tu gente (y para tu máquina fotográfica buen ojo, como siempre)

Un beso

Ichiara dijo...

Carlos, empiezo por el final: que el Castelli ha muerto? (mecachis, qué impulsiva soy, debía haber gogleado un poco, no tengo perdón) Le vi hacer muchos años en Arco, en Madrid, tan tieso y distinguido, se veía que era un hombre muy muy sensible (y con gran ojo). De todas formas, Leonor a veces, pierde el rumbo con sus sueños de grandeza y algún día nos sorprenderá almorzando con Gandhi.

Aquí las niñas pijas siguen poniendo negocios de ropas y muebles orientales, aunque algunas ahora se dedican al asunto artístico, que viste mucho. ¿Ha vivido en Sevilla? sabe mucho de las peculiaridades de esta ciudad.

Ah, y pido a los cielos y a los infiernos que no recale en la ciudad de María Santísima el Manfredi (aunque a lo mejor estaría bien, podría presentarle a unos cuantos suculentos).


Y las complicaciones y extensiones son producto, como siempre, de mis noches de insomnio, pero estoy llegando a tal punto de lío que no sé por dónde me va a salir la dichosa Susi y la madre que la parió.

Besos y felices fiestas

Sibyla dijo...

Chiara, estás sembrada de verdad, tú no necesitas el año nuevo para recibir la inspiración.
Te han visitado los hados, las hadas, las musas y sus respectivas madres!
Qué poderío de imaginación, me lo he pasado muy bien leyéndote.
Me da mucha envidia el proyecto de Working Art, una galería de arte, toda ella para la Susi (caprichito de la nena).
Lo dicho, besos y felices días!

Premio consuelo para Lucía Folino dijo...

En San Telmo hay una galería que se llama Lucía.
El dueño es un español, pero no me dijeron quien.

¿Será de Manfredi?

De nuevo, gracias por tu bella respuesta.
Lu.

Carlos Paredes Leví dijo...

Leo Castelli naci� en 1907 en Trieste, con Klauss como apellido original (otro de los m�os) y falleci� en Nueva York el 22 de agosto de 1999.
Un saludo, Isabel, y disfrute de las fiestas.

PD: viv� tres a�os con una sevillana y viaj� en varias ocasiones a su ciudad, por la que tengo una particular filia.

Ichiara dijo...

Sólo es observación, Sibyla, y curiosidad; y también el haber conocido a gente muy peculiar con historias realmente inverosímiles. Aparte, tengo a cuatro loros alrededor que me sisean al oido todo lo que oyen y ven, y yo armo el belén con la información (una mera cronista diría, jajaja).

Enfin, me alegro de que te guste y sobre todo que te divierta que es de lo que se trata.

Ah, y el working art, ya ves, suerte que tiene la niña, con galería y todo (como estudió Bellas Artes en Roma y Londres se merecía el regalito)

Un beso, que ya te contaré más (queda la consuegra, que tiene tirilla...)

Ichiara dijo...

Dios no, Lucía, deja a Manfredi de momento en Londres, que así está controlado (mientras deguste material anglosajón estamos a salvo).

Siempre tendré bellas palabras para una bella mujer.

Un beso

Ichiara dijo...

Gracias por la información de Castelli; no obstante, como me ha picado la curiosidad bichearé por internet para saber más de este genio de la vista.

Espero que sus recuerdos de Sevilla sean agradables y positivos. Aquí se vive bien. Nosotros decimos que lo malo de sevilla son los sevillanos, pero es una exageración, hay de todo, aunque abunden los chauvinistas.

Seguimos en fiestas Carlos, un beso.

Martín Bolívar dijo...

Me entusiasma la est'etica que me imagino del Working Art. Feliz A;o 2008.

un servidor dijo...

Un deseo para el 2008, Isa: no me agregues más personajes que me mareo... jajajajaja.

Ahora en serio: FELICIDADES PARA EL NUEVO AÑO, PARA VOS, TU GENTE Y TUS CIBER-HABITUES.

Ichiara dijo...

Gracias Martín, te deseo también un feliz y fructífero 2008. El minigrunge puede resultar interesante; en el fondo, Leonor es una nihilista, aunque aún no lo sepa.

Servi, el próximo se iniciará con un árbol de personajes (con sus bolitas y todo) para que no se pierda el personal. Pero prometo no meter al ejército espartano de comparsa, aunque la filarmónica de Londres me daría juego para los desvaríos emocionales de la Susi.

Gracias y de nuevo felicidades también, para todos los tuyos, los otros, los del más allá, y los de acá. Si fuera posible que todos nuestros buenos deseos lograran parar un poquito la barbarie de este mundo sin sentido me metía yo sola en el agujero negro ese que han descubierto (y de seguro que me echaban de nuevo pa fuera, con superpoderes y la capita roja, jajaja).

Besossssssssssssssssssss

Eva dijo...

A mí me gusta este baile de personajes, sus nuevos proyectos, sus encuentros y desencuentros. Me llama la atención la fatal suerte de Sonsoles y su fugaz depresión, que se cuenta con los dedos de una mano y todavía sobran, y luego al despendole típico de los recién separados, que a mí tanto me asombra (aunque quizá sea un paso necesario en el proceso curativo del corazón). El detalle de la galería me parece genial, le aporta una dosis chic al relato. Espero que el nuevo año traiga más aventuras a esta compleja e interesante historia.

Feliz Año Nuevo. Te deseo lo mejor para tí y para los tuyos en el 2008

Un abrazo.

Monica dijo...

Muñeca que estoy necesitando una dosis de tu prosa, por donde andas ???.mmmmmmmm quedan resabios de sidra???vamos, a levantarse !!!
Vengo a desearte un felicísimo año.
Besotes

Makiavelo dijo...

Isabel, muñeca, como te dice Monica, ponte las pilas.

Prepárate para este año con el cubierto en la mano, un viejo amigo hace años me insistió -el mundo es un plato de espinacas.
Y hay que estar dispuestos para comérnoslo.

Tengo hambre, ¿te animas?

Felices Reyes con cuchillo
y tenedor.

Ichiara dijo...

Buenas tardes a todos, hoy por fin me he desembarazado totalmente de unos cuantos embrollos propios de la fecha y parece que la tranquilidad volverá a mi vida.

Espero, Eva, estar a la altura de esta familia y ofrecer una crónica al más puro estilo Serrano, con todas sus dosis de humor y de miseria. La galería me va a permitir registrar las andanzas de Susi por el mundo del arte. Seguimos en activo y con fuerzas para este nuevo año. Un beso.

Mónica, gracias por lo de muñeca, me ha sonado a peli de cine negro; además me ha hecho ilusión verme por un momento como una fatal femme con los ojos muy maquillados y la mirada entre lánguida y malvada (ofú qué mala es la sidra y el champán y todo el bebercio, que nos hace alucinar despiertos, jajaja). Volví, y ando escribiendo las últimas fechorías de mi querida familia. El din de semana actualizo con un nuevo capítulo. Un beso, guapa.

¿Pero qué me propones Makiavelo? ¿Acaso una cena romántica en mesa de mármol, con buen vino, y aparejos de cortar esparcidos? ¿Crees que voy a caer en manos de Manfredi? A mi no me haría nada, es paisano, así que acepto el reto y me pondré manos a la obra para una entrega lo más rápido posible.

¿Conejo de primero? jajaja

Un beso

Paso a veros.

Sibyla dijo...

Chiara, nos alegra verte otra vez activa por el ciberespacio, te digo lo mismo que le he dicho a Makiavelo,
tenemos "mono" o síndrome de abstinencia de vuestros relatos!
Espero leerlos pronto, ya que dices que ha vuelto la tranquilidad a tu vida, después de todo este barullo de fiestas.
Besote!

Leuma dijo...

Working art,Spa, depresión de 4 días con despelote posterior, siguiente amante, hermana de Elizabeth maquiavélica,...tienes una imaginación impresionante, me hace disfrutar y reírme, un besazo(ya he vuelto), feliz año