sábado, 21 de junio de 2008

BYE BYE JUANITA

Vamos a jalar parejo, que la mamita está aquí pa servir a mi machín. Ándale y vamos a menear el tambo. Así a todas horas, buscándome, persiguiendo posesiva el placer que mi cuerpo le negaba. De súbito se me subía encima y arqueaba las piernas, larguísimas, hasta acoplarse en torno a mis caderas haciéndome perder el equilibrio. Despatarrados en el suelo aprovechaba mi desconcierto para picotear por aquí y por allá, ya sabe, despabilando la concupiscencia. Qué chiquilla más viciosa, y qué comezón la mía que no acertaba a consumar la cópula como Dios manda. Yo ponía mi empeño para saciarla de ese apetito genital que la estaba enloqueciendo: pulsaba, soplaba, lamía, pellizcaba, amasaba, refregaba, hendía, y hasta blasfemaba condenando la pureza y la continencia que me había hecho un hombre incompleto, un pollo pelao en lugar del gallo peleón que cualquier mujer necesitaba, que Juanita necesitaba.

Las catequistas andaban a la gresca con la enfermera. Lucía se emperraba en hacer de la Misión un centro de recato y decoro, para lo cual se compinchó con una vieja loca que contrató de cocinera para echarnos el ojo cuando ella atendía las curas en el pueblo. Después, a su vuelta, la interrogaba sobre nuestras salidas y horas de llegada. Catalina, la loca, aprendió pronto la lección y se deleitaba inventando situaciones bochornosas de las catequistas con el cabello suelto y flores prendidas meneando las caderas al paso de los machos en celo; falaces en el detalle del cabello suelto; aún no habían llegado a ese estadio de desmadre total: la fe, cebada a lo largo de décadas con la connivencia del rosario, el misal y las charlas en los centros cívicos de los hermosos y floridos barrios cordobeses, clamaba por sus fueros refrenando el abandono de la melena al viento-. Sendos moños. Eso sí, más voluptuosos que de costumbre, desgreñados, como apresados por descuido, picarones piconeros.

La estudiante de filología, Manuela, nos había abandonado; huyó detrás de unos jipis a la cascada del chorro, a 1100 metros de altitud, donde el love, peace and flowers –decían- componían los tres pilares del nuevo testamento que una comuna de una veintena de personas había garabateado justo en el humedal donde crecían las motas. Manoli no se hizo esperar, y partió veloz al encuentro de nuevos léxicos con los que adornar su aburrida tesis.

De esta manera, sólo quedábamos el veterinario, los loros y yo, para escarnio y reproches de Lucía y Catalina. Eusebio no se hacía notar; las niñas extendían sus recursos; y yo enloquecía por el deseo de la negra.

Un día, Juanita me llevó a visitar a Madama la Choclo, una lechuza agorera muy conocida en la zona. Después de explicarle mi problema, la curandera preparó un caldo pestilente con hojas de mamey, uñas de sarahuato y varios escupitajos negruzcos que salieron de su boca adivinadora. El julepe, de un tono entreverao, debía aplicármelo en el palo tonto que Dios me había dado, friccionando de arriba hacia abajo, y vuelta a empezar. Cada cuatro horas el tratamiento. Para diez días. Mano de Santo. Bendito julepe lúbrico.

Entre medias, le negra echaba las patas por alto y me deleitaba con una sesión fotográfica de sus zonas delicadas como medida probatoria de los avances de la medicación. Nada. Sólo un escozor que se hacía incuestionable ante mis ataques epilépticos de manos y dedos, y las estrías que rubricaban la zona dañada.

Aquello empezó a crecer y a tomar un cariz alarmante. Al principio, Juanita creyó ufana que el milagro había obrado, e intentó practicar el tratamiento sirviéndose de sus profundas convicciones. Sin éxito. El bulto, semejante a una berenjena, extendía su diámetro de forma irregular, titánico en la punta del fuste, infante en la base escarlata. Y blando.

A punto de reventar, me llevaron de urgencia a la capital, donde serví de cachondeo de todo el equipo médico. Abochornado, partí hacia Chicago. Nunca más volví a ver a Juanita.

28 comentarios:

Makiavelo dijo...

No es porno, pero se está saliendo usted del tiesto. De la novela policíaca al cuasi sexo esplícito. Pero eso sí "con tó log´abío en en su sitio".

¿Que hicieron con la berenjena, se la pasaron a Arguiñano o se quedó en la cocina del hospital?

Te mereces un diez.

Besos.

Carlos Paredes Leví dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Carlos Paredes Leví dijo...

Llevo un buen rato riéndome. Me gusta cuando escribe novela negra pero también esta faceta de, como apunta Maki, sexo explicito.
Pero, sobre todo, me gusta leerla con Lisa apoyada sobre mi espalda y mirando la pantalla por encima de mi hombro. Luego, me toca traducirle, a mi manera, y más con gestos y acciones que con palabras....
Un saludo, Maestra.

Espero que haya tenido éxito en su batida de anoche.

Luismiguelrabanal dijo...

Sencillamente, magnífico.

Ichiara dijo...

Makiavelo, menos mal que opté por la versión blanda, que si llego a publicar la heavy me llevan de estrella invitada al salón erótico de barcelona, jajaja Qué exagerado eres, con lo bien que quedaron las imágenes.

La berenjena? sólo sé que no se la comió nadie. Picaba. Demasiado amarga. Y fofa.

Saludos

Carlos, yo también me divertí. Siento un enorme placer invadiendo estos territorios alegres. Me evaden de los otros, los reales, más monocromáticos.

Parece que Lisa se está adaptando a la vida patria. Me alegro. Pero cuide la traducción: póngase en la piel del personaje y muéstreselo con todo su esplendor. Ella lo agradecerá.

Saludos

Ichiara dijo...

Luis Miguel, gracias. Me alegra verte por aquí.
Un beso

Sibyla dijo...

Jajajajajaja!!!!!!

Parece que fue peor el "remedio", que la enfermedad...
No me extraña, cuando leía el preparado que iba a sanar su problema, me entraron ciertas reticencias...

Creo que el pobre hombre, preferirá continuar célibe después de esta desagradable experiencia.

Chiara, un abrazote!
La cocina, casi lista...la semana que viene, si no pasa nada ya me colocan los muebles. Estoy pisando y masticando tierra y cemento, por más que barro, el maldito polvo no desaparece...menos mal que no sufro de asma!!!

Ichiara dijo...

No te creas Sibyla, que las uñas de sarahuato tienen mucho calcio y son mano de santo para la descalcificación. Pero claro está, la abundancia de calcio en piel tan delicada no pudo por menos que proyectar sobre el musculoso miembro una capa queratinosa altamente irritante y molesta. Madama La Chocla sabía mucho de leyes, pero poco de hombres.

Luego te quedará bonita y te alegrarás.

Besos y difruta.

Fortunato Archevolti dijo...

No se imaginó un encuentro entre el afamado adicto al sexo Michael Douglas y Juanita ???

Ichiara dijo...

Fumando un cigarrillo sin bombachas delante del teniente Currante? Noooooooo

La Juana se merece a su padre, Kirk, más masculino y más musculoso. Pal junior la Stone, que quiere tener leoncitos.

Para cuándo su próxima novela?

Fortunato Archevolti dijo...

Isabel:
Mi próxima novela ?
No sé, ahora mismo estoy ocupado en vivir.

Laluz dijo...

Bueno, cada cual a su vocación no? Genial Isabel, brillante y con clase, aún cuando el tema dé para tantas versiones, la tuya tiene alta clase!!!
Te mando un beso

Juan Pablo dijo...

Clases de escritura y ahora clases de sexo?


ACADEMIA ICHIARA
Cara,
pero garantizamos que se Para.

Ichiara dijo...

Luz, es que tratándose de un sacerdote debía cuidar las formas, jajaja. Más que nada por él, por lo que sufrió la criaturita. Sólo espero que deje de visitarme una temporada porque estoy de la Juana hasta el moño.

Grazie y un besote.

Juan Pablo, mira que ponerme a trabajar... Pero si vamos a ello, te adelanto que serían gratis (una tiene mucho amor para dar, jajaja). Pero mejor de cocina, o de chapa y pintura, o fontanería, o de los mil misterios de la silicona (soy experta en este material, lo uso para todo, menos para abundar en mis atributos).

Iremos pensando eso de la academia. Y tú cómo te quedaste con la Juana?

Mirá qué panorama
enredarse con la Juana
que en lugar de bananas
crecen avellanas...

Te regalo el versito.

Un beso

(hoy estoy un poco verde)

Juan Pablo dijo...

Hablando de atributos, me comentó Leví que quien está bastante dotado es Makiavelo. Te paso el dato.
:P

Carlos Paredes Leví dijo...

Juan Pablo:
No, yo no le dije eso en ningún momento. Le habré comentado, en todo caso, que Makiavelo, dicen....está bien dotado dentro de los parámetros habituales pero, nada que ver conmigo, que soy superdotado....y no me refiero a mi cociente mental, que también...

Ichiara dijo...

Queridos chicos, es reconfortante saber que estoy bien rodeada de machotes, jajaja. Lo de Makiavelo habrá que preguntárselo definitivamente, a ver qué cuenta el hombre misterioso. Me inclino a pensar que bordeará el tema con el culto a una de sus infusiones milagrosas.

Aunque pensándolo bien, serían las hembras particulares de cada uno las que deberían pronunciarse a este respecto, digo yo que por sopesar segundas opiniones para mayor objetividad, jajaja.

Un beso y cuídenlos, que el calor hace estragos.

Makiavelo dijo...

Juan Pablo y Carlos si os apetece os puedo enviar un plano secuencia de mi última película, y me comentais algo.


Saludos.

Ichiara dijo...

Y a mí que me zurzan, con lo aficionada que soy al cine.

Juan Pablo dijo...

Yo paso, no me gusta el cine de terror
:)

Ichiara dijo...

Juan Pablo, hijo, que tratándose de Makiavelo seguro que es cine de autor.

Y si no, me la puedes pasar a mí y así le echo el ojo (porque visto lo malísimo que es ha pasado de la anfitriona)

Makiavelo dijo...

Señora, a usted también se la puedo enviar, no da miedo pero puede crear adicción.

Besos.

Eva dijo...

Espero que haya más aventuras desde USA. ¿Quién sabe si el puritanismo norteamericano encierra la cura para nuestro protagonista? Razones ambientales, ya sabes.

Espero que vuelva recuperado y termine el asunto pendiente con Juanita.

PD: ¡Qué risa con el remedio casero!

Besos.

Ichiara dijo...

Eva, de momento el curita se fue. Le provocó un dolor espantoso recordar aquellos acontecimientos. Más adelante seguro que vuelve con una nueva batalla desde tierras americanas.

Juanita se hizo modelo (como Lacol) y posa en bolas para los almanaques de michelín.

Un besote

Martín Bolívar dijo...

Muy bueno lo suyo, coincido con un comentario previo, en el sentido que el relato raya con lo porno, pero con él hemos disfrutado todos. Creo que habría que calificar a la narración de erótica, y eso está bien si se hace con buen gusto. Cordiales saludos.

Ichiara dijo...

Gracias Martín, al menos eso intentaba, que fuera apta para todos los públicos.

Un beso

Sibyla dijo...

Chiara, aún no me he bañado en el mar...Y como lo echaba tanto de menos, con este fragmento de Rulfo se me apaciguó un poco las ganas de momento...


Ya terminé las obras, la cocina quedó genial. Ahora toca limpiar y ordenar.
Pero con la alegría de todo renovado, se hace más liviano.

Deseo que tengas un buen comienzo de semana!
Para cuándo las vacaciones?

Un besote grande:)

Ichiara dijo...

Siby, me temo que no habrá vacaciones para variar. Desde que se me ocurrió la feliz idea de ser yo mi propio jefe tengo que apechugar. Aunque supongo que en Agosto la cosa andará más relajada como para echar las tardes en casa. Eso espero.

Debes estar muy contenta con el fin de obra (se agradece cuando ha pasado el mal trago; algo así como el parto, no? jajaja).

Qué bonita la entrada de Rulfo, me gustó mucho y me alegró el día.

Buena semana, guapa y varios besos.