sábado, 14 de junio de 2008

PARA VOSOTROS

Desde que me entregué
a mi naturaleza malvada
y a la pereza que yace tras mi
frenética actividad,
la mejor parte de mí
(que nunca pude localizar)
ha empezado a aparecer
en los sueños de gente
desconocida para mí.

La mejor parte

Tenía previsto enseñorear las bendiciones de Juanita; o indagar en el periplo vital de Done, John Done; quizás resucitar a Leonor ahora que la Expo de Zaragoza se inauguró sin la actuación estelar de Bono versus Pantoja. Pero Cohen, oportuno hechicero, llegó y mandó la fabulación al carajo. Para otro día los sueños de esos desconocidos que me acompañan.
Me gusta Cohen, su lírica desgarradora y fatalista, sus oraciones apocalípticas, sus textos empapados de humanidad sin concesiones a la belleza. Me gusta Cohen por la defensa al individuo que se relame entre la ferocidad y la compasión, que cree en el fundamento de vida, de amor, de odio; ese espíritu vivo que pulsa en cada ser como una forma de la experiencia íntima. La obra de Cohen es un canto a la introspección, a la esperanza, a la capacidad de cambio para alcanzar las cotas más altas de emoción.

Si fuera tu voluntad
que no hablase más
y que mi voz callase
como lo hizo antes
no hablaré más.
Sabré esperar
hasta que me llames
si fuera tu voluntad.

If it be your will

El origen de este poema es una frase que se lee durante uno de los servicios en la vigilia del Yom Kippur. Dios siempre presente. Y el sexo, la política, el amor como herida, como sacrificio. "Yo lo veo todo como una ilusión. El amor es una realidad" dice a Alberto Manzano durante una de las muchas entrevistas que componen el libro El soldado de la vida. "La condición que más nos eleva es la que más nos aniquila, porque la destrucción del ego está implicada en el amor. Una vez que te has sometido a esa experiencia, ya no puedes volver a sentirte el centro de tu propio drama".

No hay cura para el amor,
ni píldoras ni drogas,
nada es lo bastante puro.

Ain't no cure for love

Igual que no hay cura para el dolor, para el miedo, para la sensación de pérdida de los principios a los que nos aferramos. Pero esa es nuestra naturaleza, con la que tenemos que convivir rascando asperezas, buscando la luz.

Toca las campanas que aún pueden sonar
olvida tu perfecta ofrenda
hay una grieta en todas las cosas
así es como la luz entra.

Himno

"No hay nada aquí, ningún mundo, ninguna civilización, ningún arte, ninguna cultura. Sólo queda el anhelo de unas pocas personas que todavía tratan de agarrarse a algún recuerdo de lo que fue la decencia o la humanidad".

22 comentarios:

Makiavelo dijo...

Leonardo, siempre me ha parecido el mito eterno que nunca envejece. Ahora, desde que se metió en el convento a meditar da la impresión de hacer aguas.
Sus letras resultan sabrosonas y lúcidas, la única que me molesta es esa en la que hace alusión a su posible relación hotelera con Janis. ¿De lo que aconteciera, qué carajo nos importa a los demás?

Besos, me gusto el post, se aparta de lo habitual.

Carlos Paredes Leví dijo...

Me gusta mucho el sr. Cohen y pocos tipos han llevado un abrigo largo con tanta elegancia como él (véase el vídeo de "First, we take Manhattan").
Sin embargo, me parece que desde que se metió en el convento, tal como apunta Makiavelo, se pasó de introspección y de dieta pobre en calorías. Esto, como no podía ser de otra forma, le debió afectar a la mente y el espíritu y retorno más aburrido que un deshielo. Creo que su lucidez se resintió y ahora más que acercarnos a él, nos aleja.
Esos males contra los que no hay cura, nos hacen sentir vivos. Siempre resultan más digno soportarlos con estoicidad que vivir con la anestesia puesta.
Un saludo.

Fortunato Archevolti dijo...

Yo me pondría místico una mañana de domingo en Sevilla, tomando unas cañitas en el barrio de Sta. Cruz y paseando por las calles con el aroma de los naranjos flotando en el aire.
Y ni le cuento si encima voy acompañado de Lisa Edelstein.....sólo espero que el cabrito Leví no me la levante (a Lisa, digo)
Saludos.

Ichiara dijo...

Hola Maki, tienes razón con lo de la Sra Joplin, incluso él reconoció más tarde que fue un error, una descortesía, una pendejada de machito. Creo que cambió la letra y la canta poco. Por lo demás, los años no pasan en balde, y todo se resiente, hasta el genio. Y más si se aspira en exceso el aroma de la flor de loto.

Pero toda su obra queda ahí, para nuestro disfrute.

Un beso (estuviste en las jornadas audiovisuales de esta semana? Me pareció ver a Ahmed olisqueando entre la carne cinematográfica)

Leví, Cohen es un elegante, le pasa lo mismo que a Bryan Ferry, tienen porte de emperador romano, jajaja.

Con respecto a la cura de amor, estoy de acuerdo, no hay nada lo bastante puro excepto que te mantengas alerta, vivo, para recibirlo de nuevo. Por eso continué con el último poema: hay una grieta en todas las cosas, así es como la luz entra. El resto es aburrimiento a la postre. Qué sería de nosotros si la vida nos brindara una armonía lineal?

Un beso

Archevolti, si ud estuviera ahora en Sevilla no hablaría de misticismo, los cuarentaytantos grados de temperatura impiden la cervecita al fresco de Santa Cruz en esta mañana de domingo. Mejor para las once de la noche, que empieza a correr el aire y es entonces cuando la dama de noche y los jazmines se despliegan voluptuosos.

La Srta Lisa, tan blanca, deberá prepararse con una buena pamela, protección solar y ropa holgada de algodón... O corre el peligro de perderla afiebrada, jajaja.

Tenga cuidado, que Leví, gran conocedor de Sevilla, se sabe el percal y le puede proponer un destino más fresquito.

Un beso

Carlos Paredes Leví dijo...

Yo, personalmente, sólo aspiro a que mi vida se desarrolle en un imposible equilibrio. La armonía lineal conduce al tedio, y eso me da tanto pánico como vivir con bronca reprimida.
Un saludo.


Con Lisa Edelstein no se me ocurren destinos fresquitos, sino tórridos...

Sibyla dijo...

Querida Ichiara, me has "emocionao"
con esta entrada, para mí una de mis favoritas.
Admiro muchísimo a Cohen, su estilo, su porte, su voz...Decían de ella, que era como un susurro que invitaba al suicidio lento.

Creo que la única cura, el antídoto para el amor...es el amor.

Es cierto, siempre hay una grieta, lo queramos o no, por donde la luz se escapa y entra.

P/D:
La foto sobre la que me preguntas, somos Victor y yo hace 21 años.
El tiempo es inexorable, y claro su pelo se volvió plateado, eso si, lo tiene todo, la alopecia no llamó a su puerta...(jajaja)

La reforma sigue su curso, y yo atacá de los nervios!, mañana al tajo y olé!

Besos!!Muakkkkkkkkkksssssssss

Ichiara dijo...

Coincido Leví, qué vida más tonta esa en la que todo transcurre sin contratiempos... El imposible equilibrio, una de cal y otra de arena nos hacer estar despiertos (qué otra nos queda...)

Creo que Archevolti le vigila de cerca, tenga cuidado con los comentarios tórridos acerca de Lisa que está deseando levantársela, a la Lisa, y traerla para acá, pobre (seguro que engorda con el tinto de verano y la cervecita, lo único que por aquí calma nuestros cuerpos de los cuarenta y tantos grados que tenemos ya).

Un beso

A mí también me encanta Cohen (aunque los señores le pongan alguna faltilla, jajaja, ya se sabe...).

Yo me lo traía a Sevilla para que me susurrara al oído, con sus tropecientos años y todo, jejeje.

Me gustó la foto, mucho, me trae recuerdos de una época muy hermosa. Las canas a Víctor le sientan de perlas, y tú estás muy guapetona, que ya te vimos en la foto del aniversario.

Ahora la que está de pintura es mi hija, y yo, como buena mamma, apencando. Así que estoy como tú, jodida pero contenta.

Besotes y buena semana.

Ah, me he puesto en el youtube La vida no vale nada, qué hermosísima canción...

Carlos Paredes Leví dijo...

Uno no puede privarse de sentir simplemente por miedo al dolor, a que le hagan daño. Por eso, no me creo y si lo hago siento pena por ella, esa gente que no quiere volver a enamorar se o a vivir para no volver a sufrir. No sé si, de algún modo, su segunda parte del post quería expresar algo así....a mí por lo menos me lo pareció.
Un saludo.

Laluz dijo...

Me encantó. Solo discrepo en una cosa: el amor es una ilusión, creo, y tengo mis dudas, no lo puedo asegurar, que NO es una realidad.
Pero puedo equivocarme, de hecho, me pasa con frecuencia.
Besos, Isa

Ichiara dijo...

Carlos, la segunda parte está escrita con intención. Me explico, cuando Cohen habla de que no hay cura para el amor lo entiendo como esa necesidad que todos tenemos de amar y sentirnos amados. Una vez experimentado el amor no hay vuelta atrás, siempre vamos a ir a buscarlo para volver a sentir, una y otra vez, en otras caras y en otros cuerpos. Creo que el amor ideal es inexistente, esas historias del romanticismo que nos vendieron de entrega con los ojos cerrados. Los ojos hay que mantenerlos abiertos para conocer a la persona que tienes enfrente y apreciar lo hermoso, o lo terrible de ella. Las grietas dejan entrar y salir, y los problemas sentimentales hay que afrontarlos con valentía. Cuando uno acepta que las equivocaciones y las mierdas tienen doble dirección empieza a sentir lo que es el amor.

A mí me funciona, próximamente cumpliré 20 años de no-convivencia con mi majara particular.

Un saludo

Ichiara dijo...

Gracias Luz, una ilusión por supuesto, y también una realidad porque es uno de los motores que mueven el mundo (de la mano del dinero, del poder...) Visto desde esta perspectiva no es muy idílica la cosa. Creo que Cohen habla del amor en general, sin apreciaciones románticas, no sé. De todas formas, cada uno ve la vida según su experiencia. Yo intentaba jugar con varias ideas a ver cómo respondía el personal.

Para vosotros es un título que te incluye especialmente porque algunos de tus post y comentarios me dieron la idea de este texto que no es otra cosa que recoger las apreciaciones de Cohen. Me parece impresionante el último poema, porque encierra una verdad como un templo. Yo así lo he comprendido después de muchos años de luchar del lado de la melancolía y de la tristeza.

Un besote

Carlos Paredes Leví dijo...

Isabel:
Estoy totalmente de acuerdo contigo.
un saludo.

Juan Pablo dijo...

Me costó un huevo entender el post, no conzco ni a Cohen, ni a John Done, ni siquiera a Bryan Ferry, pero creo en el amor. Aunque, para mí, sí tiene cura.

Un beso Isabel, hoy estoy medio tololo...

Adriana Lara dijo...

gracias por el dato, muy intenso tu comentario y reseña.

Ichiara dijo...

Leví, yo conseguí asumir que soy una deslenguada y un poco jodida para las relaciones humanas, aunque divertida. Quizás eso me salvó de la quema. De momento.

Saludos.

Juan Pablo, yo tampoco entiendo nada (pa lo que hay que entender...). Que no conozca a Done es normal (es un capullín que me ronda el coco de vez en cuando), a Cohen (bueeeeeeeno, aunque no me lo creo: habrá escuchado Suzanne y Aleluyah cientos de veces), pero a Ferry, el cantante de Roxy Music? Dónde estaba usted en los ochenta? Seguramente soñando, jugando, descubriendo la vida... No se pierde nada: a tomar viento el Ferry (no vayamos ahora a construir ídolos tontamente, que para eso está la política).

El amor se cura con otro amor, of course. Y otro, y otro, y otro...

Un besote (yo también estoy lolaina, que es algo así como acarajotada).

Adriana, en realidad me pillé textos de canciones y poemas de Cohen para hacer un ejercicio de algo, aunque no acierto bien a saber de qué. Pero da que pensar, no?

Un besote, te veo enseguida.

Fortunato Archevolti dijo...

A un buen amigo mío se le pasó un extraño pensamiento por la cabeza, a modo de revelación.....¿cuando puso para "vosotros", en qué número estaba pensando exactamente....?
Saludos.

Ichiara dijo...

Carlos, tratándose de amor, de dos, por supuesto. Otras cifras abruman a mi edad.

Eva dijo...

Me acuso de no conocer la obra de Cohen, durante años he frecuenado los 40 y ahí le hacen poco caso a los clásicos. En principio su voz no me atrae, de ahí que no me haya fijado en las letras que, a juzgar por las que presentas, parecen estupendas. Tengo que buscar.

Sigo las aventuras de Juanita, pero me ha gustado mucho este post que rompe la tónica habitual y aporta cosas nuevas.

Pd: ¿te llegó mi mail?

Ichiara dijo...

Hola Eva, la obra poética de Cohen es muy buena y merece la pena leerla. Otra que me encanta es Patty Smith. Reconozco que musicalmente me gusta más ella pero a Cohen he aprendido a escucharlo con el tiempo (yo fui/soy más rockera), y a admirar su trabajo. Algunos de sus temas han sido versionados de forma increible (píllate en youtube Aleluyah por Jeff Buckley, que vas a alucinar si no lo conoces).

No me llegó tu mail y me extrañó. Este fin de semana te iba a escribir algo para charlar. Vuélvelo a mandar, por favor.

Un besote

Eva dijo...

Ya me parecía...
Te lo he mandado otra vez.

Besos.

Sibyla dijo...

Chiara, la elección de Cohen a mi juicio, ha sido acertadísima, oportuna alli donde las halla. Será porque somos de la misma quinta?

Yo adoro la canción de Suzanne!!
Gracias nuevamente por este post de gran calidad, y de una excelente profundidad.

Besotes niña!
Ya nos queda un día pa el finde!

Ichiara dijo...

Siby querida, fijo que somos de la misma quinta: por los treinta, no? jajaja. La verdad es que eso a mí no me preocupa demasiado, me siento mejor ahora que antes. Mientras no me digan señora, pase.

Cohen es un lujito pa escuchar. Suzanne es preciosa. Me alucinan sus temas de amor, casi de novela negra. Hace poco releía la novela de Carver De qué hablamos cuando hablamos de amor y me recordaban las letras de Cohen. Esas relaciones tan terribles, tan crudas y a la vez tan reales, cotidianas.

Bueno, que me enrollo. Espero que tu cocina ande ya bonita y tú más descansada.

Un besote y disfruta el fin de semana.