domingo, 13 de enero de 2008

Foto de familia

De izquierda a derecha, al fondo, Eugenio Serrano y Andrés Campano; delante, en el mismo sentido, Conchita, Susi, Andrés y Leonor.

Kensal Green fue la señal perentoria de que algo se había desviado en el orden natural de su existencia. Durante veintisiete años, Susi había sido el reflejo de otros, practicando la liturgia de una vida sin sentido rayana en la más absoluta vacuidad; una vida absurda, desmedida, afincada en una falsa seguridad que ella interpretó como la felicidad misma. Ahora la congoja se había ceñido a su garganta y nada ni nadie proporcionaban el consuelo de ese horizonte despejado que ella tanto ansiaba.

El sábado se inauguraba Working Art, la excelsa galería de arte, en el Parque Empresarial Arte Sacro, frente al río Guadalquivir. A primera hora de la mañana, Susi despertaba de un extraño sueño: vestida con una túnica blanca se paseaba segura por los tejados del pabellón de la Secesión de Viena. No sabía qué hacía allí; conocía perfectamente la arquitectura del edificio y el trazado de la bóveda asilvestrada de hojas doradas. Se movía por entre el armazón metálico con naturalidad sorteando ramas y ganando la partida a la gravedad. Corría una brisa agradable, un aire calmo que se colaba por entre las rendijas de acero produciendo un sonido de violines. Conocía ese movimiento, era la sonata para violín 1001 de Bach que llegaba a sus oídos como una caricia. Embriagada de medias y difusas comenzó a ejecutar una danza ritual aprendida en los albores de su alma con los pies descalzos, en punta, y los brazos extendidos al universo insondable del sonido apresador. Al pronto, llamó su atención un objeto que brillaba entre la maraña metálica. Se agachó e introdujo el brazo entero hasta agarrar lo que parecía una piedra negra de ónix muy pulida. Acercó la piedra a su rostro y lo vio reflejado en ella: grácil, hermoso, sabio. De pronto, una bandada de golondrinas levantó el vuelo a su alrededor y se despertó.

Susi sabía que el sueño encerraba un acertijo, un misterio que contenía la clave de su vida, de su nueva vida. La cúpula, la sonata, las aves, la piedra como un espejo...; las primeras eran referencias de sobras conocidas, pero ¿y la piedra? ¿y su rostro reflejado? En ese mismo instante supo la respuesta, toda una revelación: no sería una galerista cualquiera, no señor, ella era LA MUSA. De un salto se levantó de la cama dispuesta a convertirse en la tutora de todas las almas sensibles del planeta.

Mientras preparaba el desayuno y culebreaba golosa por los senderos de la creación artística reparó en un detalle que había pasado por alto, la música. Fue directa a abrir su bolso y sacó la agenda: Julio podría ayudarla.

- Julio, sí, soy Susi ¿cómo estás?
- Deseando que den las seis para ver cómo ha quedado la galería...
- Oye, mira, que te llamo para pedirte un favor, como tú conoces a tanta gente..., necesito como sea un grupo para amenizar la inauguración. He pensado en un terceto o un cuarteto de clásica, claro.
- Pero Susi, si es esta tarde...
- - Ya sé que vamos justos...
- ¿Justos dices? Niña, pelaos, vamos pelaos, a ver dónde encuentro yo a alguien... No te parecen los Lost Cross, éstos se apuntan a lo que sea.
- No, no, quiero otra cosa, más formal... Haz lo que puedas por favor.
- Venga, lo intento pero no sé si podré.
- Gracias Julio, guapo...
- Vale, vale, niña, yo te llamo.
- Un bes...
- Adiós, adiós.


Lo que le faltaba, en una misma reunión papá con su amiga de turno incorporada y mamá con el heavy …; el colmo, ahora que ella resurgía de las cenizas como una diosa, y con los suegros rondando, y la cuñada, que era más rara que un gato mojado pero más lista que el hambre y seguro que lo pescaba todo. Qué mala suerte la mía –pensó-, hija única y soportando el peso de dos progenitores desbragados. Es mi estreno como MUSA y nadie va a estropear el momento con calenturas innecesarias. Tengo mucho que hacer todavía; lo primero llamar a Nacho para coordinar los detalles de la instalación.

Nacho Hitchfild, nacido en Uruguay y criado en Málaga, era artista multimedia. Comenzó su carrera marcando los servicios públicos de todos los bares y establecimientos comerciales de Almuñécar con la caja de edding que le trajeron los reyes magos cuando sólo contaba con catorce años de edad. Dejaba su huella allá por donde iba hasta que lo pillaron y una multa de mil duros a los padres acabó con la afición escatológica del muchacho. Al cumplir los dieciseis, con un estilo más depurado y el apoyo silencioso e incondicional de su madre que le surtió de una colección de sprays de colores, se dedicó a decorar los muros, vehículos, postes y superficies planas al gusto en el mismo pueblo. A esas alturas ya le conocían sobradamente en el lugar y nadie puso objeción a la pulsión artística del muchacho. En adelante, escribe una carrera de éxitos como graffitero, poeta de la calle, artista ambulante y camorrista de lujo en las fiestas vips de la Costa del Sol.

19 comentarios:

Martín Bolívar dijo...

Una crónica social excelente, Muy buena.

Makiavelo dijo...

A Susi le iba la marcha a lo Duncan, menos mal que no llevaba al cuello la chalina que la desgraciara, y que además era un sueñecito.

Que tenga cuidado con el Hitchfild
y vigile las veces que el nano visita el escusado.

Aparte de inaugurar el local ¿Hubo algún "pescailla frita" de la city?, tu ya me entiendes, algún trepa, algún famosefete de esos que se quitan el hambre a guantazos, o que tienen a la mujer limpiando mientras ellos van de estrellonas?

Saludos y que venda mucho.

Ichiara dijo...

Gracias Martín, los asuntos de sociedad siempre son jugosos por lo absurdos y pintorescos.

Un beso

Sibyla dijo...

Por fín la inauguración del caprichito de la nena!
La verdad es que quedaría mucho mejor, para amenizar el evento la música clásica que había pensado Susi, que la música de Camela que tanto le gusta al Andrés Jr. (jajaja)

Isabel, muy conseguido el montaje fotográfico, pero a mí me da la corazonada, que la segunda empezando por la izquierda eres tú.
Por lo menos así te imaginaba yo, con el pelo cortito, con estilo!
Ya desvelarás la duda...

Parece que estamos todos un poco huérfanos sin el maestro Leví.

Besos guapa!

Raquel Barbieri dijo...

Yo agarro esta historia empezada pero no es grave porque una de las cosas que pienso hacer este verano es leerme tu blog tranquila, disfrutando de mi mate y así cazar la historia de Susi desde el vamos como Dios manda.

Me encanta cómo escribes, Isabel.

(Sugiérele a Susi que también podrían contratar a una mezzosoprano argentina de calidad, para que junto al cuarteto de cuerdas interprete algo ad hoc)

un beso;)

Ichiara dijo...

Ya te hablaré, Makiavelo, de los pescaillas que rularon por la working art gallery, y los lotes de canapés que se dieron algunos. Hubo de todo, cantaores, políticos, aventureros, folclóricas y frikis al gusto. Para un próximo capítulo el acontecimiento del mes en Sevilla.

Un beso.

Ichiara dijo...

Sibyla, qué larga eres (como diría mi prima la Susi de Antequera), no se te va una.

En cuanto a Leví, sí, estamos huérfanas sin su presencia y creo que todos esperamos ansiosos que vuelva al ruedo para oir su inteligente y sabia voz. En fin, esperaremos.

La Susi es una penca -con perdón de la de la foto- y lo mejor que podría hacer es darse unos bañitos de barro del mar muerto en el cerebro para que se le reduzca la celucitis mental. Y ahora con galería... Y los demás currando como capullines. Qué mundo más cruel!!!

Besotes y thanks por lo del estilo

Ichiara dijo...

Raquel es un placer tenerte por aquí. Estamos abiertos las 24 horas las 4 estaciones del año, para cuando quieras bucear.

Mi Susi, aunque parezca lo contrario, es un poco lela y no se le ocurriría tratar con temas mayores como los que propones; ella con un acompañamiento sencillito se conforma. El problema es que su madre anda detrás de todo y me temo que va a joder la iniciativa musical de la niña.

Un beso

Monica dijo...

Vamos, vamos, que la mogijata, además es bipolar...una musa, pobre Susi...una preguntita, que pasó con el maridito ????? y que está haciendo doña Leonor que no tiene protagonismo.
Esto cada día se pone mejor, que bien que escribes.
Besos maja

Carlos Paredes Leví dijo...

Me est� gustando esta historia y a usted, escribiendo, le pasa como a Gardel cantando, que cada vez lo hace mejor. Esto, tambi�n es extensivo a mis habituales y es algo que se palpa al leer sus textos.
Me gust� eso de Nacho Hitchfild, oriundo de Uruguay....
Un saludo.

Ichiara dijo...

Mónica querida, la niña es así, qué te voy a contar que ella sola no transmita... Y Leonor, a la derecha de la foto de vampwoman, volverá pronto porque no puede estar mucho rato sin ser vista.

Te agradezco los piropos, pero como dice Carlos ahí arriba, eso es extensivo a muchos y supongo que será efecto del cambio climático que está reordenando neuronas que antes andaban despistadas (por la edad, por los enamoramientos, por las ingenuidades, porrrrrrrrrrrr)

Un beso fuerte

Ichiara dijo...

Sr Leví, qué placer que ande enchufado, ya andábamos llorando por los rincones y preparando pócimas y encantamientos.

Lo de Gardel es un cumplidazo y se lo agradezco de corazón. Supongo que todo esto nos vendrá de la práctica, de las esponjas a rebosar que guardamos a buen recaudo en nuestra memoria, de que vamos creciendo de una forma medianamente sana (ya sabe, rigor para lo que lo merece y desmelene para el resto), y sobre todo del control de barbitúricos, hierbas y otras gaitas, jajaja

En serio, muy agradecida y seguiré contando lo del Hitchfild, artista de renombre.

Un beso

Eva dijo...

Me gusta la actitud de Susi de: aquí estoy yo y me pongo el mundo por montera, la vida es lo que uno quiera. Nunca es tarde para tratar de cambiar el destino y de dar sentido a una existencia vacía.

Genial la foto, así podemos poner rostro a los personajes.

Un beso.

Ichiara dijo...

Ahí está Susi, Eva, intentando hacer algo que la estimule. Y con la suerte que tiene de contar con padres tan desprendidos seguro que encuentra su camino, en el mundo del arte, o en copla, vete tú a saber.

Un beso.
(Me alegra que te guste la foto; es importante saber de quien hablamos)

Monica dijo...

hola Isa, pasaba para pedirte que visites mi blog, puse una pintura de un amigo catalán y me gustaría que lo conocieras.
besotes maja

Ichiara dijo...

Voyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy

Leuma dijo...

Creo llevarme una imagen clara de Susi y de Nacho :). A veces los sueños son premonitorios y esos aires de grandeza de Musa igaul hasta se le cumplen, igual se trata de creérselo e intentarlo :P, un beso

Ichiara dijo...

Estos dos son tal para cual Leuma, y tendrán suerte, de eso no me cabe duda, porque han nacido con la estrella de la poca verguenza, y en esta vida parece que el premio se lo llevan los menos adecuados.

Un besito

Blogger dijo...

Play Now: Sprinter - Moroz 148 (Electronic Music)